miércoles, 31 de octubre de 2007

Halloween

Oh! Halloween es, junto con Día de Muertos, la mejor época del año. Mejor que Navidad, mejor que el día del niño, mi cumpleaños o el inicio del invierno. En Halloween hay disfraces y muchos dulces, diversión que es aderezada con un toque de terror, inherente a estos días.

Durante todo el 31 de Octubre debes cuidarte de brujas y malos espíritus por ejemplo, entre mis amiguitos de la infancia se decía que los gatos negros eran brujas disfrazadas enviado el maleficio de la mala suerte a todo aquel que se cruzara en su camino, por eso, si un gato (al final ya no importaba el color) pasa frente a ti, debes dar inmediatamente 7 pasos hacia atrás para evitar la maldición.

[
- Pasó un gato negro frente a ti
- No es cierto!
- Sí, yo lo vi, seguro era una bruja porque ya desapareció
- 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7. Ya!
]


También decíamos que si al atardecer te ponías la ropa al revés (no me refiero al pantalón en la cabeza, sino, con la etiqueta a la vista) y caminabas hacia atrás se aparecería una bruja a la que le podrías pedir un deseo, claro, nunca hubo tal aparición, pero inmediatamente después (no recuerdo para qué) dábamos vueltas hasta caernos.

Salir en horda a pedir jalogüin fue es de las actividades más divertidas… aunque nunca podía acompañar a mis amiguitos más allá de “los juegos del Snoopy”. MamáBastet fue un poco sobre protectora con sus dos hijas mayores, nos decía que si solas íbamos más allá de los “límites seguros” un secuestrador podría llevarnos, quitarnos nuestros órganos y venderlos en el mercado negro… ¿quieren que eso pase? ¿eh?... oops!, lo siento, creo que tuve una regresión :P

Los Día de Muertos son más solemnes, en mi casa, desde que recuerdo, siempre hemos puesto ofrenda, siempre que es posible, la familia junta.

De niñas, MamáBastet nos pedía hacer “algo” para los “niños muertos que no tienen quien les ponga ofrenda” y para el abuelo que nunca conocimos. Mis hermanas hacían dibujos, adornaban latas para usarlas como floreros, una vez hasta escribieron un cuenta, yo, como nunca he sido la artista de la familia y lo único en manualidades que me queda bien es el origami, pues ofrendaba papel doblado en forma de flores, estrellas, animales o cualquier cosa que se me ocurriera.

A últimas fechas MamáBastet se encarga casi de todo, mis aportaciones ya no las hago con mis propias manos, las compro (shhh! es un secreto, aunque la verdad es bastante evidente ;) pero este año hice una excepción, aquí mi aportación), bueno, después de todo el propósito se cumple, Niños-sin-ofrenda, Abuelo-desconocido1, Abuelo-desconocido2 y Tio-que-apenas-conocí tienen un lugar donde venir a divertirse.

Sí, sé que el año pasado hubo un post que parecía haber sido escrito por Pitufo Gruñón, pero estaba en un proceso de cambio… mi sobrino le imprime a todo un no-sé-qué que hace que las festividades vuelvan a ser divertidas, como cuando era niña… él tendrá festividades divertidas, cuando crezca solito les encontrará el lado feo, pero mientras eso ocurre… ¡Queremos ja lo güín! :D


PD Este post no tiene palabra secreta, sino frase mágica: Deja mi soledad intacta. [...] Y el Cuervo dijo: 'Nunca más'"

7 comentarios:

Anónimo dijo...

En mi pequeño planeta de chiquifatilandia, nunca tuve en cuenta el halloween, lo único era el día de muertos que siempre ah sido muy, pero muy siginificativo en nuestra familia, como mi papa es de ranchería, como que se conservan más las tradiciones en esos lugares, ayudabamos a hacer tambos y tambos (sin exagerar) de tamales, nos contaban historias de terror (de verdadero terror) a eso de la media noche, quemabamos velas a nuestros difuntos aguardando a que degustaran sus predilecciones. que excelentes fechas!!
Deja mi soledad intacta. [...] Y el Cuervo dijo: 'Nunca más' (que líneas tan buenas. !!!

Furtiva dijo...

A mi el jalogüin no me gusta nada, nadita de nada. Pero sí tengo muertos conocidos y pongo la ofrenda para recordar que estuvieron aquí, que siguen en mi, que no por muertos dejan de ser parte de mi vida. Pero ser niño en estas épocas sí es la onda y vale la pena recordarlo.

Marqués de Púbol dijo...

¿Por qué no fuiste a la fiesta de Halloween? fueron varios de la escuelita

Día de Muertos me gusta más que Halloween, hay más cosas que disfrutar, también me gusta Navidad, a pesar de que se haya convertido en la época de compras por excelencia

Anónimo dijo...

Edgar Allan Poe, no podía faltar

Bastet, no veo el nuevo post!!!

Anónimo dijo...

Ah!, ya está :P

Bastet dijo...

Garracatapunchis:
vaya, ¿siguen festejando así el día de muertos? ¿sabes hacer tamales?

"El Cuervo", de Poe es estupendo ¿verdad?, cuando lo leí por primera vez si sentí miedito :P


Furtiva:
¿en serio no te gusta? ¿por qué?, no conocía a nadie que no le gustara halloween.


Marqués:
Porque sé como son sus fiestas, y he renunciado a mi cargo de cuidaborrachos desde hace tiempo :)

¿te divertiste?


Anónimo:
Poe no puede faltar en Halloween ;)

Anónimo dijo...

Si, como mis padres se separaron ya no es muy común que vayamos con mi abuelita, eso de saber hacer tamales, si en teoría, yo me especializaba en el amarre de hojas, ahora sólo ponemos Velas, saumerio, tierra, sal, comida, y en cuanto a lo del cuervo quiero ese libro y lo quiero ya!