domingo, 25 de mayo de 2008

Feliz fin de semana

¿Se imaginan un paseo por la mente de Salvador Dalí? Sólo cierren un momento los ojos y piensen que al andar por la calle encuentren a una persona con cajones por todo su cuerpo, a un unicornio que sangra por el cuerno, a un Isaac Newton sin rostro o a un elefante con patas delgadísimas. ¿Sienten, como yo, esa emoción que es muy parecida a la felicidad?

Sí, algo muy cercano a la felicidad fue lo que sentí durante mi visita a la exposición “Salvador Dalí, juego y deseo” del museo Soumaya. Desde el primer momento en que miré las esculturas que se encuentran en Plaza Loreto mi corazón comenzó a latir rápidamente, no podía creer que aquello había sido esculpido por el mismísimo Dalí.

Es necesario atravesar el museo para llegar al sitio de la exposición, no permitiría que la impaciencia arruinara el momento, así que respiré profundo, conté hasta 10 y disfruté de las demás obras expuestas, muchas de A. Rodin y Jorge González Camarena, entre otros.

Al fin, en el fondo de la sala, las rápidas palpitaciones cardiacas regresaron al sentirme rodeada por la obra de Dalí, fui mirando las esculturas una a una, leyendo las acotaciones y por primera vez hice conciencia de que SD y yo compartimos el mundo durante algunos años, claro, durante aquel tiempo él nunca supo de mi existencia y yo era un bebe al que únicamente le interesaba comer y dormir, pero por supuesto que eso no disminuyó mi emoción, al contrario, esa emoción fue la que me empujó a romper una de las principales reglas de los museos “no tocar”; me disculpo, pero no me arrepiento, haber tocado furtivamente por sólo unos instantes al Elefante Espacial fue… wow.

Y el recorrido terminó, apenas cinco o seis piezas, no suena impresionante, pero cada una de ellas vale la pena, vayan, no se arrepentirán. Yo, por lo pronto ya espero con inquietud a que la nueva sede del museo se inaugure, allí exhibirán 42 esculturas de Dalí, seguro iré.

Esperen, entre tanta emoción todavía no les digo que fue lo mejor de ese fin: la compañía de Amón, espero pasar muchos días más junto a él.


En la imagen: "Nobleza del Tiempo", una de las esculturas de la exposición.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Las obras de Dalí (las pocas que conozco) son excepcionales.

Por otro lado como todo de una ersona se vuelve impresionante, necesario, sublime cuando la admiras.

Amón dijo...

Gracias por la corrección!

ciclo365dias dijo...

Gala abierta, ofreciendo. Moscas limpias surcando el bigote de Salvador. Salvador Dalí llorando al hermano muerto mientras se toca el corazón, la boca y el pene ante el espejo. Desparrama óleo. Bebe cicuta, pero en él es néctar. Traza unas nalgas y lanza piedras. Revienta el mercado y crea mucho. Salu2

El gaucho dijo...

tuve el guswto de ver un monton de obras de dali en mi viaje... que peudo decir? un genio total... el surrealismo le debe gran parte de su historia a este artista

Anónimo dijo...

MMMjum ejem...

Marqués de Púbol dijo...

Bastet, ¿qué pasó?, ¿a dónde te fuistesss?, ¿has abandonado el blog? y ¿quién es Amon?

Ah!, también fui a ver la expo, esperaba que fuera más grande, pero es como dices, la emoción de estar ante la obra de Dalí es increible.

Regresa pronto.