martes, 30 de enero de 2007

El Apocalipsis según Bastet. Visita guiada por Mark Twain.

El siguiente es uno de los sueños más extraños que he tenido (y que recuerdo casi en su totalidad):

Caminaba por la orilla de una carretera, en contra sentido de los automóviles. Después de unos minutos me encontré con tres edificios muy altos de amplias ventanas, del primero entraban y salían varias personas, todas ellas vestidas con traje sastre; el segundo parecía ser un centro comercial, podían verse luces y anuncios publicitarios; en el tercer edificio no parecía haber nadie, sentí curiosidad y crucé la calle (convenientemente un semáforo marcó la luz roja). Mientras caminaba miré hacia el horizonte y vi como el cielo se teñía, de arriba hacia abajo, de rojo, del mismo rojo que los atardeceres.

Abrí una puerta de cristal, al entrar al edificio solo distinguí unas escales al fondo, avancé un poco, nada extraño, decidí regresar. En el momento en que me disponía a abrir la puerta para salir escuché: "El hombre es la criatura que Dios hizo al final de una semana de trabajo, cuando ya estaba cansado." Di la vuelta y observé a un hombre de enorme bigote que bajaba las escaleras y se acercaba con un extraño caminar (como si arrastrara los pies). Extendió su mano, me saludó y dijo "Mi nombre es Samuel", muy sorprendida respondí "¿En verdad es Mark Twain?", no contestó. Soltó mi mano y caminó hacia la puerta, sin abrirla miró a través del cristal, me dijo "Mira, ya inició, lo haz logrado." Entonces me acerqué a la puerta y observé, la carretera agrietada, los edificios con ventanas rotas (los cuales ahora se encontraban al otro lado de la calle), gente corriendo y gritando, el cielo anaranjado, no, casi amarillo, detrás de una montaña (mmm estaba ahí antes?) aparecía lentamente una enorme nube azul sobre la que viajaba una serpiente emplumada (sí, onda Quetzalcoatl) seguramente se trataba del leviatán. Exclamé "¡Es el Apocalipsis!"

[Fragmento perdido]

MT (Mark Twain) y yo caminábamos dejando atrás los edificios, el pavimento se encontraba mojado, pisaba los charcos que al parecer dejó la lluvia (eso lo disfruto mucho), el viento es muy fuerte pero la enorme nube, en este momento oscura, no se mueve. La gente pasa corriendo frente a nosotros aterrorizada (pienso que puede ser por Quetzalcoatl), pero no nos atropella. Me siento contenta.

El viento termina de improviso y MT me dice "Antes de que termine todo, debes recordar cosas importantes... Mira", señala hacia un lado de la calle y veo un pergamino flotando en el que se leía:

“Adán dice:
El buitre debe arreglarse lo mejor que pueda con lo que se le da. No podemos trastornar todo el esquema para comodidad del buitre.”

“No se puede ser indiferente, pero hay reglas que deben cumplirse.” Esto lo dijo MT después de que el pergamino desapareció.

[Fragmento perdido]

Viajamos volando sobre la serpiente emplumada, abajo, parece que todo se inundó, hay mucho agua, ahora me parece que los edificios solo son estructuras vacías, ya no veo a ninguna persona.

Quetzalcoatl se detiene y frente a nosotros aparece otro pergamino flotante que dice:

“Eva dice:
¿Hay algo que le importe, además de construir chozas para protegerse de la buena y clara lluvia, y partir melones, probar uvas y tantear la fruta de los árboles para ver cómo evolucionan sus posesiones?”


Desaparece el pergamino y MT me pregunta “¿Entiendes que eso desembocó en esto?”. Lo miro, no respondo.

[Fragmento perdido]

El agua se ha ido, siento una suave brisa. No hay edificios ni gente. La carretera se ha convertido en un camino de pasto. Quetzalcoatl se aleja rápidamente en una nube blanca.

MT se despide sonriendo diciendo “Buena suerte” y me entrega un pergamino, el cual desenrollo y leo: “¡Cosas pequeñas pueden hacernos felices cuando sentimos que nos las hemos ganado!” Sonrío, levanto la cara, MT no está.

Despierto.

2 comentarios:

Marqués de Púbol dijo...

Orale Bastet!, tus sueños podrían ser el tema de tesis de un psicoanalista :D

Bastet dijo...

:) Tal vez, aun que si lo piensas mejor no es tan raro; tomando en cuenta que "El Diario de Adán y Eva" es el único libro de MT que he leido y que mi terapeuta dice que en el fondo de mi subconsiente tiendo a la autodestrucción... ¿será?