lunes, 11 de junio de 2007

Jugo de naranja para el alma

Desde hace algunos días estoy muy triste. Ignoré la razón hasta ayer, llegó a mí como por una revelación. Me siento sola.

No sé por qué eso me entristece, a decir verdad paso mucho tiempo sin compañía. Nunca he tenido muchos amigos y mi familia me da menos atención que a mis hermanas, pero siempre he disfrutado mi soledad. Me gusta. Voy a muchos lugares que no serían tan buenos si alguien me acompaña, a museos, al super y a veces hasta al cine.

No entiendo. No sé que hacer… Deprimirse sin un buen motivo no vale la pena.

Hoy despierto y me pregunto ¿qué día es? El reloj marca “Sunday 09:03”. Como si existiera un algoritmo programado, mi cerebro manda la rutina:

1. Levantarse
2. Bañarse
3. Vestirse
4. Salir de la habitación
5. Ir a la cocina
6. Buscar el desayuno

Y aunque no siento hambre, como un poco de fruta y cereal sin leche, recuerdo que se terminó pero no me molesto en verificar.

Observo el patio por la ventana (¿cuánto tiempo llevo aquí?). Me siento incómoda en casa. Salgo a caminar.

Sin pretenderlo llego al lugar donde se hacen las reuniones del Panteón. Pienso en entrar, buscar a Mista y dejar que me hable de todo ese rollo new age al que se dedica, pero en un suspiro (literalmente suspiro) esa intención se desvanece. Hago conciencia de que estoy cansada (y como no, caminé mucho), decido entonces cruzar la calle y sentarme en una banca del parquecito que está enfrente.

Miro que algunos llegan a la reunión, otros se van, a nadie reconozco.

De pronto, sin esperarlo, escucho “Hola”, miro y se trata de Ganesha, me sonríe (o así parece, con esa nariz es difícil saber), le contesto igual, “Hola” y una sonrisa, hace tanto tiempo que no lo veía que aquello fue espontáneo. “Toma, necesitas uno” me dice, se trata de un jugo de naranja en un vaso largo con un solo cubo de hielo y un popote, ¡me encanta beber el jugo así! Lleva un tanto igual para él, se sienta junto a mí y bebemos nuestro juguito. Ahora me siento acompañada.

Pasa el tiempo, no sé cuanto, ninguno dice nada. Al final, cuando se termina nuestra bebida habla Ganesha, “Bueno me voy ya. Tú sabes, muchas cosas pendientes. Hasta pronto” + sonrisa. “Hasta luego” + sonrisa, así respondo. Y se va.

Me quedo allí sentada un rato más.

Cuando comienza a oscurecer regreso a casa, sola, pero esta vez con la soledad que me gusta.


Om Gam Ganapati Namah

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Verdad que los pequeños detalles hacen la gran diferencia...bendita y hermosa vida, tan independiente tan indifirente que cuando me volteas a ver llenas mi sangre de un nuevo rojo.
SAludos Basteque...pienso que ere una persona diferente y poco común...bien por ti

Marués de Púbol dijo...

Diferente y poco común, sí, así es Bastet, aunque siempre he dicho que es un poco excéntrica, creo que la describe mejor. Garracatapunchis, ¿ya leíste lo que le escribí a Bastet por su cumpleaños?, es aquí “http://bastet-from-bubastis.blogspot.com/2007/04/como-una-pintura-de-dal.html” (a propósito, ya te perdone Bast por publicar eso sin mi permiso).

Om Gam Ganapati Namah??? pero que majaderías son esas!
¿Yo soy Ganesha?
Me alegra que estés mejor, a veces me pasa también que me deprimo y no sé ni xq, y como dice Garra (¿t puedo llamar así?), un pequeño detalle puede ser la gran diferencia, claro, siempre en el momento adecuado, de otra manera pasa desapercibido.

Bastet dijo...

Verad Garracatapunchis, a veces no necesitas de mucho para ponerte contenta :D


"Marués", gracias por perdonarme, pero ¿que no fue mi regalo?, puedo hacer con él lo que desee :P

No, tú no eres Ganesha, ¿a caso recuerdas haber bebido juguito en un parque con migo? No te preocupes, ya estoy preparando una historia en la que apareces ;)

Bastet dijo...

Ups! es "Verdad"

Om Gam Ganapati Namah, es un saludo que se le hace a Ganesha, es parte un mantra, según recuerdo. Quiere decir algo así como "Saludos, desde lo más profundo de mi ser, a ti señor que eliminas los obstáculos", o las dificultades, eso es lo que literalmente significa Ganesha (Ganesha la palabra, no la persona).

Marcelinaemilia dijo...

verdad, "diferente y poco común, así es bastet"...
pero solos parece que estaremos siempre, ya los poetas nos lo cantan, parece que nuestra existencia es así...de días amarillos, de días raros, de días negros...uff..entonces es verdad, reconfortarse con simples cosas, como tu juguito de naranja pucha que animan y un buen fantasma por ahí ..jaja
Saludossssssssss

Anónimo dijo...

marués de púbol, ya lei ese post, muy bueno y creo que entienod mejor después de haberlo leido, muy bonito por cierto, y si, puedes decirme garra, de hecho eso se ha vuelto común...y si, siempre he creido que es muy fácil dar con la felicicda, al menos yo soy bien fácil...de complacer...tal ves sólo, acompañandonos los unos a los otros....o nacio una idea!

Anónimo dijo...

eso fué incoherente! ni modos

Bastet dijo...

Sí, parece que Ganesha es como un fantasma, un día está y al otro ya no.

Vaya, siempre he creído que la democracia, en la práctica, no funciona tan bien como dice la teoría, pero esta vez acepto que el consenso popular tiene razón, no podrán encontrar a muchas como yo :D

Saludos a todos

PD Marqués, parece que tendrás que cambiar tú nick a “Marués” jajaja!